Sabina versionado V


Seguramente muchos de vosotros habréis escuchado varias veces el nuevo single de Joaquín, Tiramisú de Limón, en donde aparecen como artistas invitados los Pereza. En mi opinión es una buena mezcla, los añado a la lista de compatibles con Joaquín (muchos de ellos ya han aparecido en esta sección, “Sabina versionado”). Quizá tenga algo que ver que los dos cuenten con “princesas” dentro de su repertorio…

Investigando un poco descubrí que ésta no era la primera relación que se establece entre ellos. Anteriormente ya habían hecho una versión de una de las canciones de Joaquín, concretamente de “El caso de la Rubia Platino”. Dicha grabación se incluye en un disco de versiones llamado “Mamá, voy a ser una rock and roll star” que Rubén y Leiva realizaron para ser entregado a la entrada de sus conciertos.

Pereza es un grupo relativamente nuevo en el mundo de la música, pero ya han conseguido algo muy valioso y complicado a la vez, marcar un estilo propio. La prueba irrefutable de ese logro es la situación que se produce al escuchar un par de acordes de sus canciones, en seguida dices…es de Pereza. Un amigo mío comentaba esto a modo de crítica, acusándoles de ceñirse demasiado a un patrón en cuanto a sus melodías, yo no lo veo así, para mí esa similitud es precisamente su sello de autor y marca de calidad. También han sabido compatibilizar el ser comerciales con una elaboración bastante cuidada de sus letras, algo que en mi opinión le falta a otros grupos de éxito, hacen melodías muy buenas y pegadizas pero sus letras suelen ser bastante sencillitas.

También han demostrado calar hondo en el mundo de la música, prueba de ello son las numerosas colaboraciones que han realizado con otros autores o las diversas versiones que han realizado de otras obras, como es este caso. En cuanto a las versiones, hay opiniones muy variopintas. Hay gente que las detesta y las ve como una afrenta hacia su creador original, no es mi caso. Cuando un diseñador de moda crea vestidos no lo hace con el objetivo de que únicamente lo porte una modelo, lo que quiere es ver como sienta en diferentes cuerpos, cada uno de ellos otorgándoles un matiz propio. Lo mismo ocurre con las canciones, es una forma de reinventarlas, de volver a descubrirlas en otra voz, en otra guitarra, en otro tono. Para mí una versión no debe limitarse a intentar imitar al artista original, para eso ya teníamos a Bertín Osborne y su Lluvia de Estrellas. Lo interesante de una versión es introducirle algunos cambios que, sin estropear la esencia de la misma, le de otro aire.


Un ejemplo de lo que acabo de exponer es esta canción. Basta con escuchar la canción original del disco 19 días y 500 noches y ésta. Aquí aparece ese sello del que os hablaba, la marca de Pereza; cambiando el ritmo de la canción en ciertos momentos e incluso recortando la letra al final. No entro en cuál es mejor y en cual es peor. Pero para mí siempre será mejor tener más registros musicales de esas canciones que me gustan. Evidentemente no se pueden dejar en manos de cualquiera, pero es que, señores, estamos hablando de Pereza.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por sus comentarios. NO es necesario estar registrado para comentar, simplemente seleccionando nombre/url y poniendo un nombre a su libre elección podrán hacerlo.

top
Google Analytics Alternative